Logo Bundesagentur für Arbeit
Logo Bundesagentur für Arbeit
  • Drucken
  • Versenden
  • PDF (Öffnet sich in neuem Fenster)

Kategorien

“Me gusta cómo los españoles disfrutan la vida”

Eine junge Frau und ein junger Mann sitzen im Café am Tisch und sprechen miteinander.
Die Spanier sind sehr gesellig, bei einem Auslandssemester finden Studierende daher schnell Anschluss.
Foto: Trabandt

Estudiar en España

“Me gusta cómo los españoles disfrutan la vida”

Adam Zielonka, 26, estudió diez meses en la universidad de Oviedo en el norte de España. Durante su estadía, el estudiante de romanística conoció a muchas personas, hizo amistades y descubrió el país – experiencias de las que no quería prescindir, como le contó a abi».

Comencé mi semestre en el extranjero con grandes expectativas y muy emocionado. En Madrid viví en un hostal por una semana, de ahí salí en tren rumbo al norte con mi mochila en la espalda. Oviedo, la capital de la comunidad autónoma de Asturias, está ubicada a 30 kilómetros de la costa atlántica. La ciudad con su pintoresco centro histórico y su catedral de estilo gótico tardío se encuentra en un valle rodeado de montañas, en medio de verdes paisajes. Me había decidido por esta ciudad porque estaba en busca de algo nuevo y auténtico.

A mi llegada todavía no sabía dónde iba a vivir. Me alojé un par de días con un amigo y después encontré un piso compartido. En España es muy sencillo ya que hay suficientes habitaciones y pisos. El piso que compartí con tres personas se ubicaba a sólo dos minutos del Campus Universitario El Milán.

Aprender el idioma

Ein Porträtbild von Adam Zielonka

Adam Zielonka

Foto: privat

En Oviedo estudié español y francés. Recién comencé el doctorado en la Universidad de Münster. En mi universidad en Alemania es obligatorio realizar una estancia en el extranjero para todo estudiante de idiomas. Aunque no hubiera sido un requerimiento, me hubiera ido a España, pues considero indispensable acumular prácticas lingüísticas y mirar más allá del horizonte.

En la escuela ya había tenido dos años de clases de español y también en la universidad me había matriculado en varios cursos de idiomas. Antes de irme a España me adentré en el idioma, leí novelas y vi películas. Además tuve la suerte de conocer a un par de españoles en mi universidad. Ellos me enseñaron a entender el lenguaje coloquial y tener menos inhibiciones al hablar.

Definir el horario

En mi primera semana en España, poco antes de comenzar el semestre, elegí mis cursos. Desde Alemania solo lo había podido hacer de forma provisional porque parte de la información se estaba actualizando y/o los horarios no se habían especificado. Si estudias en España debes tener en cuenta que cada asignatura consta de dos o tres clases de 90 minutos por semana, en vez de 90 minutos solo una vez a la semana como suele ser en Alemania.

Sobre todo intenté hacer contacto con estudiantes internacionales – franceses, mexicanos, españoles de Oviedo y otras regiones – para familiarizarme con la cultura y las costumbres locales. Además viajé mucho e hice senderismo en la montañas; los impresionantes Picos de Europa están muy cerca.

Serviciales y curiosos

Me gusta cómo los españoles disfrutan la vida y también su pragmatismo. Son muy sociables, abiertos y para nada complicados. La mayor parte de la vida sucede en la calle. También son serviciales y siempre te dan información con gusto. A veces, cuando le preguntaba a alguien cómo llegar a un sitio, hasta llegaban a acompañarme. Todos tenían curiosidad porque en Oviedo hay pocos estudiantes extranjeros. Todavía tengo contacto con algunos españoles y ya he regresado a Oviedo tres veces.

De vez en cuando me irritaba que las tiendas cerraran de las dos a las cinco de la tarde por la siesta, pero aprendí a adaptarme a ésta y otras costumbres locales. Lo único que me hizo falta era un buen comedor universitario. La comida en la universidad era cara y de calidad regular. En cambio, los restaurantes eran baratos. Los típicos platos incluyen pinchos (tapas), cachopos (filetes de ternera rellenos de jamón y queso) y fabada (una sopa de alubias típica de Asturias).

“Me volví mas independiente”

Mi estancia la pude pagar con una beca del Deutscher Akademischer Austauschdienst (DAAD). Obtuve un poco más de dinero que los estudiantes de Erasmus+, además recibí una beca federal (BAföG). Afortunadamente también conseguí un trabajo de profesor de inglés en una escuela primaria. La prueba de aptitud consistió en que me entrevistaron en inglés. Me gustó mucho que pude desarrollar relaciones amistosas con los profesores y hasta frecuentarlos en su casa.

Durante el tiempo que estuve en España me volví mucho más independiente. En el extranjero estás por tu cuenta y te desarrollas. Le recomiendo esta experiencia a todos.

Hier geht's zur deutschen Version >>

abi>> 16.03.2018