Logo Bundesagentur für Arbeit
Logo Bundesagentur für Arbeit
  • Drucken
  • Versenden
  • PDF (Öffnet sich in neuem Fenster)

Kategorien

¡Bienvenido a Chile!

Auf dem Foto ist ein Papagei zu sehen.
In Chile lebt eine Vielzalhl von Vogelarten - darunter Papageien, Flamingos und Pinguine.
Foto: Juliane Gutmann

Estudiar en Chile

¡Bienvenido a Chile!

La estudiante de Magisterio Jennifer Müller (24 años) de Hannover pasó un año académico en la universidad privada Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Allí no solo mejoró considerablemente su nivel de español, sino que también tuvo la oportunidad de aprender a apreciar el país situado en el otro confín del mundo.

Cuando durante su carrera, Jennifer Müller tuvo que decidir dónde pasar su semestre en el extranjero, tenía muy clara una cosa: La universidad en la que fuera a estudiar durante esos seis meses tenía que estar lo más lejos posible de Alemania. Cuando llegó el momento de decirle adiós a Hannover y hola a Valparaíso, se encontraba a más de 12.000 kilómetros y 15 horas de vuelo de Alemania.

La joven estudia Educación Física y Español para la enseñanza media en la universidad de Hannover. Para Jennifer Müller y sus compañeros de estudios es obligatoria una estancia de tres meses en un país de habla hispana. Muchos de ellos eligieron España como destino; sin embargo, Jennifer Müller se decidió por un destino más exótico: “Yo quería vivir aventuras y no tener la posibilidad de volar a Alemania cada dos o tres semanas, sino que quería sumergirme de manera intensa en la cultura y la lengua extranjeras”, afirma la estudiante.

La lengua del país es obligatoria en la universidad

Ein Porträt-Foto von Jennifer Müller

Jennifer Müller

Foto: Privat

El hecho de ir a Chile se lo agradece especialmente a la familia de su antiguo novio, la cual es procedente de este país de 17,8 millones de habitantes. “Esta familia había hablado a menudo maravillas de su tierra, sobre todo de los maravillosos y variados paisajes alrededor de la ciudad portuaria de Valparaíso. Allí se puede ir a la playa a hacer surf y a la montaña a esquiar, ambas actividades en un lapso de dos horas”.

Antes de poder tomar el avión en dirección a Chile, Jennifer Müller tuvo que postular a una plaza en la prestigiosa universidad privada chilena. Para ello, debía presentar una carta de motivación, así como la lista de notas que había obtenido hasta el momento en la universidad de Hannover. Además, también tuvo que demostrar que tenía un nivel B1 de español, ya que el dominio de la lengua del país de destino es obligatorio si se quiere estudiar en la universidad. “Es algo también muy lógico“, dice Jennifer Müller, “ya que solo muy pocos chilenos hablan inglés”. Y por supuesto Jennifer Müller también necesitaba un visado de estudiante para un año. “El proceso de solicitud del visado es muy complejo, dado que se necesitan muchos documentos. Presenté la solicitud en el consulado chileno de Hamburgo. Después de unas cuatro semanas, me notificaron que podía recoger el visado personalmente abonando un importe de 69 euros”.

Ayuda económica del crédito estudiantil BAföG para el extranjero

Jennifer Müller vivió los primeros meses con una familia chilena, más tarde se mudó a un piso compartido con un chileno y un norteamericano. La habitación costaba 200 euros mensuales, un precio bastante asequible. “Sin embargo, el coste de vida en Chile es muy caro en otros ámbitos”, dice Jennifer Müller. Los precios de los alimentos, los restaurantes y el cine son similares a los de Alemania. “En cambio, el transporte público en autobús y en tren es muy barato, lo cual es fenomenal para alguien que, como yo, viaja mucho por todo el país”.

Jennifer Müller tuvo que recurrir sobre todo a sus ahorros para financiarse su estancia en el extranjero, ya que su decisión de embarcarse en la aventura „Latinoamérica“, dejando de lado la opción de realizar esta estancia en un país europeo, significaba que no iba a recibir una beca de Erasmus+, al contrario que los compañeros que se quedaron en Europa. “Sin embargo, recibía mensualmente 300 euros de crédito estudiantil BAföG para el extranjero. Les recomiendo a todos los estudiantes que lo soliciten, incluso aunque – como yo – no reciban en Alemania el BAföG regular”. Afortunadamente Jennifer Müller no tuvo que pagar tasas estudiantiles, gracias a un acuerdo recíproco entre las dos universidades. “De otro modo, hubiera tenido que pagar en Chile 1.300 euros por semestre, lo cual me hubiera hecho pensarme dos veces la estancia en este país”.

Enseñanza de calidad, docentes dispuestos a ayudar

Las cinco asignaturas que estudió en Chile le fueron convalidadas en la universidad de Hannover. “Para poder ir sobre seguro, antes de marcharme hablé con mis profesores en Hannover sobre qué asignaturas me convenía cursar en Chile“. Jennifer Müller afirma que las clases en Chile le exigían mucho. “Al contrario que en Alemania, en Chile se escriben exámenes regularmente, y también se hacen exposiciones orales a lo largo de todo el semestre, de manera que uno está constantemente preparando y revisando contenidos”.

Para Jennifer Müller, la estancia en Chile ha merecido la pena, por eso le gusta recomendar este país. “Chile es el país perfecto para los que hacen su primera experiencia en Latinoamérica. Es más europeo que Perú o Ecuador, pero sigue siendo lo suficientemente exótico, Sudamérica “light”, por decirlo así, de manera que el conocido choque cultural inicial se puede soportar sin grandes esfuerzos. Y mi español ha mejorado muchísimo desde la estancia allí. Esto no solo me lo dicen los docentes en Hannover, sino también mis amigos chilenos”.

Hier geht's zur deutschen Übersetzung

abi>> 08.01.2016